Gracias…

Quiero agradecer a todos quienes me leyeron y siguieron en este proyecto de The Gravity 73, durante el año pasado se me imposibilitó por el trabajo seguir escribiendo en este blog.

Mientras estaba ausente de este blog, nuevas ideas surgieron en mi mente para darle un giro a este proyecto que he tenido en mente durante años.

En este año nace un nuevo proyecto llamado Esencia de Jazmín, en el cual, deseo seguir escribiendo y sobretodo, enfocado a continuar con la corriente humanista en Psicología Educativa y añadiendo Técnicas Orientales de Relajación. Este nuevo blog, se actualizará continuamente y vendrán nuevas cosas más adelante.

Los invito a que se unan a mi nuevo blog Esencia de Jazmín.

Todo esto es con el fin de mejorar y darle un giro refrescante. Gracias.

7af594e8d3c976c41cc43965d70127c7

 

 

59 años de estar juntos, y los que siguen…

Hoy es el último día del mes de Mayo, así que he decidido dedicar esta entrada para platicarles (y escribirles un poco) acerca de mis abuelos maternos.

El día de ayer, sábado 30 de Mayo de 2015, fue una fecha especial, porque celebraron su aniversario no. 59 de unión matrimonial. Se redacta facilmente en unas cuantas líneas, pero han pasado por muchas situaciones adversas de las cuales han salido avantes.

Primero, de mi abuela Guadalupe:

Fue ella quien enseñó a mi mamá a cocinar de una manera tan deliciosa y suculenta, puesto que todo comenzó un día por la mañana cuando mi abuela le dijo a mi mamá que preparara una sopa de fideos.

Mi madre -en aquél entonces- estaba indispuesta, era una adolescente que no despertaba interés alguno por la cocina.Así que mi abuela, le dijo:

-“Ven para acá, te vas a poner una sopa para la comida”, le ordenó mi abuela.

-“No quiero mamá, no sé”, replicó mi madre.

-“Aunque no quieras la vas a preparar”, sentenció mi sagrada y bendita abuela.

Actualmente, mi mamá prepara unos platillos riquísimos y deliciosos que hacen recordar la infancia de mi madre cuando llegaba a la cocina de mi abuela disupuesta a degustar ávidamente.

Y quien me enseñó a cocinar fue mi mamá. Muchas gracias a mi abuela Guadalupe por haberle enseñado a mamá a preparar comidas tan ricas.

Siguiendo con mi abuelo Enrique:

Gracias a él y mi abuela, mi mamá en conjunto con sus 6 hermanos restantes, pudieron salir adelante en la vida. Hasta el día de hoy que escribo estas líneas virtuales, todos están casados, con hijos e incluso algunos de ellos ya son abuelos. Entonces mi abuelos se han convertido en bisabuelos.

Mi abuelo Enrique es una persona sumamente trabajadora, porque no deja de trabajar en su taller de figuras artesanales Si la memoria no me falla, creo que desde que él tenía 18 años ya había empezado a ejercer la artesanía, esculpir figuras religiosas y ser un fiel devoto del oficio del artesano.

En sus manos encierran los más de 60 años que ha practidado la artesanía. Después en una entrada más adelante, le dedicaré una Semblanza que realicé específicamente de él y de su oficio. Fue para un trabajo escolar hace años.

Mamá siempre me ha dicho de mi abuelo:

-“Tu abuelo siempre nos daba de comer a todos, nunca nos dejaba sin comer. Comíamos pollo o carne, aunque la porción fuera pequeña, pero aún así comíamos y alcanzaba para todos. Nunca nos faltó nada”, evoca mi madre.

Les dejo unas fotografías del día de ayer sábado 30 de mayo de mis abuelos: Enrique y Guadalupe.

¡Muchas felicidades!, que cumplan muchos años más de casados y sobretodo, en este espacio serán recordados para toda la vida.

P.D: El ramo de flores lo elaboró mi mamá Luisa y el pastel fue preparado por mi cuñada Génesis y mi hermano Tadeo.

Muchas gracias por leerme.

1
Mis abuelos: Guadalupe (izq.) y Enrique (der.)

2 3

 

Música en tu corazón

Tienes 15 segundos para decirme cuáles son tus 4 canciones favoritas…¡el tiempo está corriendo! Menciona el título correcto de cada canción en voz alta.

¿Pudiste hacerlo? ¿Lo lograste en menos de 15 segundos? Sí es así, ¡felicidades! En caso contrario, no te preocupes. Todo tiene un por qué en esta vida. Sigue leyendo.

-Para terminar este taller, realizaremos el último ejercicio que nos hará ver muchas cosas que estamos viviendo actualmente…¿están listos?

-Sí.

-Tienen solo 15 segundos para escribir el nombre de sus 4 canciones favoritas. Corre tiempo…

La mayoría de las personas -me incluyo- tardamos más de 3 minutos en pensar y saber cuáles eran, en aquel entonces, nuestras 4 canciones favoritas.

Algunos, apresurados y preocupados, anotaban lo que recordaban de la canción;  otros con bloqueo mental, dejaron su hoja en blanco; y unos cuantos, lograron redactarlas, pero el tiempo se les vino encima.

Yo invertí aproximadamente cerca de 4 minutos en plasmar los títulos de mis canciones en una pequeña hoja de papel.

El psicólogo manifestó que el ejercicio había finalizado, pero nos dio una prórroga de 6 minutos para que todos concluyéramos. Después de haber agonizado los 360 segundos extras, recitó un mensaje que jamás olvidaré y que ha perdurado en mi:

¿Ustedes están conscientes de lo que acaba de pasar? Pedí solamente que escribieran sus 4 canciones favoritas en un tiempo determinado y no pudieron hacer ni eso. Es para que lo ejecutaran hasta en 10 ó 12 segundos.

Aquellos que demoraron más de 20 segundos, les tengo una noticia: ¡les hace falta música en su corazón!, les hace falta bailar, reir y divertirse.

Quiero que ahora vean sus respectivas hojas con sus canciones escritas, la letra de cada una de ellas habla por sí sola y refleja las experiencias que hemos sufrido, o quizás, lo que añoramos en esta vida. Es un espejo de la etapa que estamos viviendo actualmente.

Aún así, se los vuelvo a decir: les hace falta música en su corazón y en su vida. No vayan por la vida sin música, siempre tengan presente una melodía para alegrar a alguien, ya sea su novi@, familiar, amig@ o a un desconocido que podemos encontrarnos y convertirlo en amigo.

Sigo recordando lo que mencionó el psicólogo en aquel Taller de Psicología Humanista, y desde aquél día tengo presente mis 4 canciones que completan mi alma. En diferentes periodos de mi vida las canciones cambian de posición o se incorporan nuevas, es acorde a lo que estoy viviendo en ese preciso momento. Pero las cuatro melodías me siguen a donde vaya.

Dicho ejercicio lo implementé en una Universidad con un grupo de estudiantes, también tardaron en redactar las canciones. Como eran jóvenes solo mencioné que tenían mucho que vivir, ya que por su corta edad todavía no han vivido tantas experiencias en su vida, buenas o malas.

Sin embargo, hubo varios estudiantes que desearon compartir frente a sus compañero la razón del por qué habían seleccionado tales canciones. (Ese día dimos clase de la corriente Humanista y apertura de emociones y sentimientos).

El primer estudiante, dijo que una de sus canciones le recordaba a su abuelo (ya no estaba más en esta vida); el segundo alumno, rememoraba a un amor perdido; y la tercer adolescente, declaró que cada vez que escuchaba esa canción alegraba su día porque tenía un lazo especial entre ella y su mamá.

Dejo el enlace de Youtube de mis cuatro canciones son las siguientes (tengo muchas bailables, pero estás son especiales):

Inexplicable.- Mayte Perroni

Eres mi Todo.- América Sierra

Rosas.- La Oreja de Van Gogh

Mi Bello Ángel.- Los Primos

Para todos los hombres: es bueno tener este tipo de canciones, porque suaviza los problemas, libera las tensiones e incluso, alegra el alma. tienen un beneficio. Casi todos tenemos nuestro lado meloso, a lo cual, casi no lo dejamos al descubierto.

Pero sí es necesario que lo tengas despierto cuando se llegue a ofrecer. Por ejemplo, le puedes dedicar una canción a Capella a una chica y de seguro te lo va a agradecer y harás puntos para que se fije en ti, jaja.

La intención es lo que cuenta, y si tu tono de voz es soprano o mezzo-soprano, eres un afortunado. Quienes no tenemos ese don, pues hagamos nuestro mejor esfuerzo. Este ejercicio de las 4 canciones lo puedes hacer entre amigos, pareja, familiares y así conocerse más a profundidad.

¿Cuáles son sus canciones favoritas y por qué? Si gustan pueden comentar y compartir.

Muchas gracias por leerme.

8a4e2a097fddb3fbf2b5f01b97fe132d
Lo primordial es que haya música en tu corazón. Forma parte del Humanismo.

Platicando con el cielo y un amigo…

Estudiando la materia de Personalidad y Educación -de mi posgrado-  la catedrática en turno explicó que los seres humanos se componen de comportamientos complejos y extraños que, a simple vista podrían catalogarse de ilógicos.

Una de esas manifestaciones “ilógicas” es hablar a solas y/o consigo mismo. Mi maestra enfatizó que todo tiene una lógica, una explicación, un porqué, ya que el grueso de la población -sin excepción- necesita conversar con el YO interno.

¿Por qué? ¿Para qué hablar a solas cuando puedo entablar una plática con alguien más?

La psicóloga señaló que la soledad forma parte del proceso, desarrollo y crecimiento del ser humano: profundizar, indagar, cuestionar, reflexionar, asociar y discernir son palabras resonantes del subconsciente del sujeto para responder inquietudes que le aquejan en el andar de la vida.

“A veces hace falta platicar con uno mismo, dedicar un espacio del día a la soledad quien auxilia a cuestionarse y detener el tiempo para reflexionar respecto a nuestras vidas”, recalcó la catedrática.

Repentinamente, después de escuchar sus palabras, asocié los conceptos psicológicos con la oportuna recomendación de una amiga, aproximadamente 11 años atrás:

“Francisco, cuando tengas dudas o inquietudes, incluso platicar, se lo puedes decir a Dios. Aunque tú le dediques unos minutos, siempre estará ahí para escucharte” , indicó mi amiga, con su inmaculada y celestial voz.

Después ligué los conceptos de la psicóloga y la sugerencia de mi hermosa amiga (ella es única en el Universo), y concluí: la soledad no es estar solo en sí; es construir un puente entre un ser Divino y el corazón con el objetivo de purificar y liberar carga emocional o confesar alegrías que tenemos en ese preciso momento.

Cada ser humano goza de creencias, principios y convicciones, por lo tanto, la asociación de un ser Divino es interpretada de un cúmulo de formas. Los seres humano elevamos plegarias al Cielo con diversas perspectivas a distintos Dioses, pero al fin y al cabo, todos le rezamos a un mismo Dios.

Es la óptica de cómo se instruye el diálogo con su Ser Interno y la Deidad; lo más fácil es dedicar unos 3 minutos y aumentar la frecuencia de tiempo con el paso de los días. Poner en práctica el intercambio de palabras con tu Yo Interno, beneficiará a drenar sentimientos negativos, y a su vez, revitalizará el músculo que bombea a cada una de las habitaciones de tu cuerpo.

Este diálogo interno y la conexión celestial con una Divinidad, no lo divulgues o presumas, más bien, prácticalo diariamente. Quienes llevan una rehabilitación para establecer un hábito afable y benévolo, se les menciona: “un día a la vez, un día a la vez”. Esto también aplica para la iniciación de una charla con DIOS.

Y no olvidar que necesita nacer de lo más hondo de tu ser. Es una interacción entre ustedes y para ustedes. Es de la manera en que tú lo percibas.

Es otra técnica o ejercicio que puedes realizar para liberar; es como una platica entre amigos. Considero que lo Divino y la Psicología van de la mano. Feliz Semana Santa.

Gracias por leerme.

40ea45788fe44c510ce0740b4cad75a0
Para iniciar el diálogo debe prevalecer la intención, iniciativa y concentración en soledad.